¿Qué apaga el brillo en la sonrisa de Rosalía? • Guapísimas

Hace una semana, cuando por sorpresa saltó a Internet su nuevo vídeo, “A palé”, ya los vimos. Después, en el photocall de la entrega de los 40 Principales Music Awards, fueron de nuevo fotografiados.

Rosalía había sumado a sus famosos estilismos, para los que no se deja ni un brillo ni un complemento en casa, un nuevo punto de atención. Uñas híper decoradas y cuasi-infinitas, lazos de lamé, cadenas… y ahora unos grillz.

Sí, unos grillz. ¿No sabes qué son? Guapísimas, Servicio Público de Belleza, te lo cuenta:

Ver esta publicación en Instagram

 

A PALÉ 🚁🚁🚁🚁🚁 video OUT dirigido x @jorafrantzis 🌋🌋🌋🌋🌋

Una publicación compartida por ROSALÍA (@rosalia.vt) el

Muy usados en estilismos de corte hiphopero, son como una pequeña aplicación que se pone sobre la dentadura. Normalmente de oro, también puede ser de plata, platino y llevar o no incrustaciones de pedrería o cristales Swarovski, incluso diamantes. Se ponen en los dientes superiores o inferiores, sólo en algunas piezas.

El origen de los grillz

Cuentan quienes vivían en Nueva York a principios de los noventa que esta moda estaba muy extendida en las calles de barrios como el Bronx. “Pon tu dinero donde se vea”, rezaban los escaparates de las tiendas especializadas en estética rapera que venden joyas para adeptos de la cultura hip-hop.

El nombre, slang de la palabra ‘grills’ (rejas), era hasta hace poco un icono monopolizado por los gangstas, muchos de ellos pasados por la cárcel.

Entre estos grupos, el oro se considera símbolo de poder por alto estatus económico. Lucen el oro por kilos entre cadenas, medallones, anillos, pendientes… y adornos dentales.

La mitología hiphopera sitúa el origen de los grillz en una joyería de Nueva York llamada Eddie’s Gold Teeth, en cuyo interior se fabricaron los primeros (en los ochenta) para raperos como Flava Flav, Big Daddy Kane y Kool G. Rap.

Hoy los grillz abandonan los barrios bajos para pisar la alfombra roja, instalados en las fabulosas dentaduras de estrellas como Madonna, Katy Perry, Beyoncé, Rihanna, Lady Gaga o Miley Cyrus… y ahora, Rosalía.

El peligro de lucir unos grillz

El odontólogo Iván Malagón alerta sobre el hecho de que estrellas de la música los luzcan y estas imágenes se viralicen:

“Algunas locuras o tonterías pueden tener grandes consecuencias. Estas estructuras metálicas se colocan sobre los dientes, sobredimensionando su volumen y generando microtraumatismos, además de causar la inflamación de la encía debido a la sobrecarga”.

Enfermedad periodontal, caries dental, roturas de dientes y alergias de contacto son posibles complicaciones que también pueden surgir con este tipo de arte dental.

Estas coronas pueden llegar a causar enfermedad gingival grave si no se ajustan de forma adecuada.

A veces, estos accesorios están prefabricados y no siempre son colocados por un dentista, con lo que se pueden originar muchos problemas de salud bucal”, afirma el doctor Malagón.

En Internet puedes encontrar sitios que los venden listos para lucir. Esa es la peor opción. Los expertos recomiendan que, al menos, te los hagas a medida con un molde.

Dependiendo del material y de los adornos puede costarte desde 100 euros a 5000.