Abraza tu rizo • Guapísimas

El cabello rizado está viviendo un auténtico revival. Modelos y actrices han decidido abrazar su textura real y lucen los cortes ideales para potenciar el rizo, haciendo que la naturalidad triunfe por encima de tanto liso impostado.

Para llevar unos buenos rizos, bien lo saben las curly girls, hay que dar con el corte adecuado y también saber cómo y con qué lavarlo, peinarlo, secarlo y tratarlo.

El pelo rizado y su propio método

El cabello rizado es más seco que el liso porque, al no estar en contacto directo con el cuero cabelludo, actúan poco sobre él las glándulas sebáceas del cuero cabelludo.

Su cutícula es menos lisa y más sensible a las agresiones como viento, calor, polución, etc. Necesita mucha nutrición y también debe conocerse bien –si es rizo grueso o fino- porque uno y otro se lavan, secan y acondicionan de forma diferente (incluso, opuesta).

Está muy de moda el corte redondo y capeado que respeta el rizo hasta en el flequillo / En la imagen, la modelo Mica Argañaraz en el catálogo de ZARA primavera-verano 2020.

Todo rizo tiende a secarse, pero tampoco se lleva bien con la humedad, que dificulta su peinado le aporta demasiado volumen”

Así lo afirman desde el equipo de estilistas de Llongueras. Por esta dificultad que siempre encuentran las curly girls, proponen estos diez consejos para lucir unos rizos hidratados, brillantes, elásticos y suaves, sin encrespamiento y con las ondas bajo control. Toma nota de las claves que proponen para conseguirlo:

Diez claves para cuidar bien el pelo rizado

  1. Cuándo lavar: El rizo fino, más o menos cada dos días, para evitar que la onda pierda su elasticidad. El grueso se recomienda lavarlo una vez a la semana o cuando se note sucio.
  2. Con qué lavar: Si el rizo es grueso y seco, mejor con productos específicos para el cabello rizado, ya que éstos ayudan a controlar y definir el rizo. Y evitando cualquier producto que reseque mucho el cabello, como los sulfatos agresivos. ¡Atención! Estos productos específicos para rizos, hunden el rizo fino y graso y lo alisan. Lo ideal, pues, en este caso, es usar champú con pH neutro y aplicar acondicionador preferentemente en espuma.
  3. Cómo aclarar: Con abundante agua caliente, que ayuda a definir el rizo. Los cabellos rizados deben evitar el agua fría para el aclarado final, ya que este tipo de agua rellena la cutícula y la endurece, y el pelo tiende a alisarse.
  4. Cómo desenredar: Siempre en la ducha y con la crema suavizante o la mascarilla puesta. Empieza por las puntas para terminar en la zona de la raíz. Evita volver a peinar el rizo hasta la siguiente ducha.
  5. Con qué desenredar: Con un peine de dientes anchos.
  6. Cómo secar: Primero, con la cabeza hacia abajo (y todavía dentro de la ducha), presiona las puntas y mueve el cabello hasta la zona de las raíces. Así el rizo se mantendrá definido. Evita frotar el cabello con toalla, ya que el rizo pierde su forma y se enreda. No envuelvas el cabello en la toalla ya que esto hará que el pelo se encrespe. Si quieres quitar más humedad, pasa suavemente una toalla de microfibra o una camiseta de algodón.
  7. ¿Difusor sí o no? Con el cabello totalmente húmedo, sécalo boca abajo con un difusor, para que el rizo coja peso. El secador debe estar a una potencia baja, pero con el calor al máximo, para que el cabello no se encrespe. Realiza el menor número de fricciones posibles con el difusor, pero prolóngalas lo máximo posible en el tiempo, hasta que el cabello esté seco. Durante el secado intenta no tocar el cabello con las manos ni con el peine.
  8. Tip experto: Una vez que el cabello esté seco aplica un spray de brillo por los medios y puntas, para darle un extra de luz al cabello.
  9. Al dormir: asegúrate de tener el pelo totalmente seco o los rizos se aplastarán. Usa una funda de almohada muy suave. De seda natural, a poder ser, para que el rizo no se encrespe.
  10. ¡No toques! Procura no tocarte el cabello después de haber terminado tu rutina de cuidado. Jugar con él destruye la forma de tus rizos. Además, los dedos pueden retirar los aceites hidratantes naturales que tiene el propio cabello o, por el contrario, agregar más, haciendo que se vea grasiento o demasiado seco.

Rizado, pero no apagado

FOTO: Erea Azurmendi – Producción: Salón Cheska

En el cabello rizado el brillo es una de las principales preocupaciones. “Para conseguirlo hemos jugado con babylights de un tono cobrizo albaricoque y un gloss que aporta un extra de brillo y textura al pelo, perfecto para evitar que el cabello rizado se vea mate”, explica María Baras, directora artística de Cheska.