¿Deberías empezar a tomar kéfir? • Guapísimas

Seguro que has visto en la nevera de tu supermercado botellas o frascos de kéfir de leche. Aunque también se hace con zumo de fruta azucarado, el de leche es el más habitual.

También es el que más fácilmente se integra en nuestras costumbres de nutrición saludable, ya que gustativamente puede parecerse al yogur natural.

¿Qué es el kéfir?

Es una bebida que nace de la fermentación de la leche o de los zumos de frutas azucarados. Los granos de kéfir contienen bacterias buenas y levaduras activas.

Los granos del kéfir de leche son opacos y aglutinados. Se pueden fermentar en la leche de vaca, de oveja o de cabra. Disueltos en la leche, transforman al kéfir y se aumentan simultáneamente.

Tras el proceso de fermentación, se obtiene una bebida blanca (más espesa que la leche pero más líquida que el yogur) que contiene suficientes levaduras y bacterias vivas como para ser denominado probiótico. Su gusto recuerda al de la leche batida.

Luego ahondaremos en detalles pero, básicamente, el furor actual por beber kéfir se debe a que tiene múltiples beneficios para quienes quieren cuidar su microbiota intestinal.

Las propiedades principales del kéfir son:

Además de contener vitamina B, ácido fólico y proteínas, tiene estos otros beneficios:

  1. Su efecto probiótico ayuda a restablecer la flora intestinal
  2. Favorece la digestión
  3. Apacigua las úlceras gástricas
  4. Refuerza el sistema inmunitario
  5. Ayuda a mejorar la condición en caso de problemas de piel, de alergias o de insomnios
  6. Puede ser consumido por las personas intolerantes a la lactosa

Bomba de probióticos

No sé si sabes que la reina Letizia adora beber kombucha gracias a la dieta del Doctor Perricone.

Este doctor es un respetado nutricionista, miembro del American College of Nutrition y pionero en hablar de la alimentación antiaging y de súper-alimentos (antiinflamatorios y antioxidantes).

Cuando hablo de ‘súper-alimentos’, me refiero a aquellos con destacables propiedades antiinflamatorias, saludables y rejuvenecedoras, por desgracia muy olvidadas en el mundo de comida rápida y procesada de hoy” (Dr. Nicholas Perricone)

Pues bien, Perricone incluye entre los súper alimentos ciertos lácteos naturales orgánicos, sin edulcorantes y bajos en sal, como el kéfir.

Le gusta porque contiene importantes bacterias para la salud intestinal y porque mejora la digestión.

Otros fermentados

El autor de Tú Eres tu Medicina, Ata Pouramini, asimila las virtudes probióticas del kéfir a las de otros fermentados:

“Kimchi, kefir y kombucha tienen muchos probióticos. El primero es col china fermentada, una bomba antioxidante de vitamina C, el segundo es leche agria y el tercero es un té negro fermentado de bacteria y levadura”.

El experto en nutrición recuerda otros efectos beneficiosos de los probióticos, como el alivio del intestino irritable y la lucha contra la diabetes y la obesidad.