Tejer para olvidar... el estrés y los agobios • Guapísimas

Hoy es el día en que, definitivamente, vas a alucinar. Prueba a poner en Google “celebrities who knit” (famosas que tejen). El número de resultados que arroja el buscador es ciencia ficción: más de 32 millones.

Desde actrices del cine clásico hasta las que más de moda están ahora mismo en redes sociales. “Grandes rostros del cine y de la moda han auspiciado la knitting revolution”, cuentan Pepita Marín y Alberto Bravo, fundadores de la empresa We Are Knitters.

Por ejemplo, la añorada Audrey Hepburn, la sexy Brigitte Bardot, la trendy Sarah Jessica Parker y un montón más, según la web knittingauthority.com: Amanda Seyfried, Julia Roberts, Catherine Zeta-Jones, Amy Adams, Kate Winslet, Kristen Stewart, Scarlett Johansson, Uma Thurman…

No sé tú pero yo en esa lista veo muchas mujeres de enorme talento, con fama de prepararse los guiones concienzudamente. ¿Será el tejer parte del éxito?

Tejer para desconectar (y reconectar)

Ya es por todos conocido el hecho de que tejer ayuda a desconectar, a dejar la mente en blanco. Poner toda la atención en el aquí y ahora, punto va, vuelta viene, se parece a una suerte de mindfulness capaz de rebajar los niveles de estrés diario.

“Hoy día estamos continuamente en tensión y pasamos demasiado tiempo conectados a redes sociales. Cuando tejes, te aíslas de todo lo que te rodea y, además, tejer te regala la satisfacción de crear algo con tus propias manos. Eso es algo que ya apenas hacemos”, cuentan Marín y Bravo.

Ellos nos explican, por su experiencia al frente de una empresa que (con gran éxito) se dedica a vender agujas y lana, que mucha gente hace punto para relajarse en solitario pero que cada vez más personas quedan para tejer juntas y así enfrentarse a proyectos más complejos.

Esto recuerda a la famosa novela de la escritora canadiense Kate Jacobs, El Club de los viernes (Maeva, 2011), que describe cómo cada viernes la tienda de lanas de Georgia Walker en Manhattan, se conviertía en el punto de reunión de ocho mujeres que, unidas por la pasión de hacer punto, compartían sus historias más íntimas.

Fiestas para tejer

“Tejer es una nueva forma de ocio por la que nosotros apostamos al 100%”, nos cuentan los fundadores de WAK, que añaden: “De ahí surgieron nuestras knitting parties en las que ayudamos a que varias tejedoras se reúnan para tejer nuevos proyectos sin necesidad de conocerse entre ellas”.

Si tienes la tentación de que esto de tejer puede ser algo minoritario, atenta a este dato: Diez millones de euros. Esta es la facturación que hizo la empresa We Are Knitters en 2018.

Venden a más de 15 países (solo el 5% de las ventas son en España). Los mercados principales son Estados Unidos, Francia y Alemania; los emergentes, el asiático, nórdico, australiano y latinoamericano”.

Beneficios de tejer

Muchos consideran esta recuperada práctica como el nuevo yoga y hablan de ella como la lanaterapia. Estos son los beneficios:

  1. Tejer relaja y ayuda a combatir el estrés.
  2. Aporta tranquilidad y ayuda a desarrollar la paciencia.
  3. Gracias al estado de calma y tranquilidad que aporta esta actividad, tejer fortalece el sistema inmunológico, baja la presión arterial y aumenta los neurotransmisores de la felicidad.
  4. La repetición automática de los movimientos que se realizan al tejer, mejora la capacidad de concentración, así como la coordinación y la motricidad.
  5. Hacer algo con nuestras propias manos refuerza la autoestima.
  6. Promueve la meditación y ayuda a conectar con uno mismo, porque mientras tejes puedes poner en orden tus pensamientos.
  7. Si estás en grupo, se fomenta la comunicación y socialización, las relaciones intergeneracionales y se eliminan prejuicios, porque tejer ya no sólo es cosa de abuelas.
  8. Estimula la imaginación y la creatividad. Hay muchos tipos de lanas, texturas, colores y técnicas que ofrecen infinidad de posibilidades.
  9. Es fácil de transportar. Las agujas y un ovillo de lana apenas ocupan sitio, así que te lo puedes llevar en el bolso y aprovechar el tiempo de espera en el médico, el metro o autobús, etc.

Por cierto, esto último lo hace Julia Roberts, que confesó hace poco a la revista InStyle que siempre lleva la labor en el bolso. Si lo hace una estrella, ¿vas a ser tú menos?