¿Este año no puedes pagar el gimnasio? • Guapísimas

Quizá te suene a patio de colegio, literalmente, pero saltar a la comba ya no es solo un juego de niños. De hecho, pensar en alguien tan alejado de la infancia como un rudo boxeador te ayuda a comprender por qué está en lo más top del entrenamiento actual.

Tanto en las rutinas de crossfit como en boxeo, en HITT y en entrenamientos funcionales ya es un must y nadie que quiera empezar su entrenamiento con energía prescinde de calentar con la comba.

Este año, si te quedaste sin un céntimo pero quieres ponerte la pila, conviene que te centres en encontrar un deporte barato, si no gratis. Como este de saltar a la comba.

A pesar de no ser un deporte en sí mismo, es un ejercicio muy completo que ayuda a mejorar la forma física, tanto la resistencia como la velocidad, la coordinación y la potencia. Así lo afirma Nerea Rodríguez, Wellness Expert en el hotel Barceló Portinatx.

Saltar a la comba es un entrenamiento rápido, efectivo, para el que no necesitas más material que una comba y que puedes practicar en cualquier sitio (Nerea Rodríguez)

Siempre siempre siempre con un buen sujetador que absorba el impacto – FOTO: Victoria’s Secret

5 beneficios de saltar a la comba:

  1. Es 100% conciliación. Solo necesitas una comba y un suelo libre de vecinos mirones. Y ganas. Y un sujetador especial que absorba los impactos.
  2. Aunque pudiera parecer que todo el rendimiento se lo llevan las piernas, no es así. “Se trabaja todo el cuerpo: tren superior e inferior. Se tonifican y fortalecen las piernas, sí, pero también los brazos y el abdomen”, apunta Rodríguez.
  3. Es divertido y hace que estés constantemente retándote. No caerte, que la cuerda no se enganche, ser capaz de dar diez saltos más. “Cuando saltamos a la comba no tenemos sensación de estar haciendo deporte, sino que más bien nos divertimos”, afirma la experta en actividad física.
  4. Quema calorías a tope. Pero no solo eso. “Se trabaja la musculatura, la coordinación, la agilidad y la resistencia, algo fundamental para practicar cualquier deporte”, puntualiza y añade: “Aunque se puede saltar a la comba sin hacer nada más, para que sea más efectivo lo ideal es incorporarlo al entrenamiento habitual e ir incrementando la velocidad y el tiempo de salto”.
  5. Mejora la respiración. Al trabajar la resistencia y aumentar la capacidad para aguantar periodos más largos y más intensos saltando, se hace un ejercicio aeróbico que ayuda a controlar mejor la respiración.

¿Cómo empezar a saltar a la comba?

Por ejemplo, haciendo un sencillo tábata de cuatro minutos de saltos normales, es decir, con los pies juntos. ¿Cómo? Es fácil: Ocho series de 20 segundos saltando, separadas por descansos de 10 segundos sin saltar.

Con la práctica, se abre un universo de posibilidades: saltos dobles, cruzando la comba por delante, alternando un pie y otro, saltando solo con un pie, llevando las rodillas al glúteo, al pecho… No te aburrirás y verás cómo suben las pulsaciones y rompes a sudar en seguida.

Así se salta a la comba como un ángel (un ángel de Victoria’s Secret)

Cómo saltar a la comba correctamente:

Si no saltas a la comba desde que ibas al colegio y quieres empezar, atenta a estos tips:

  • Cómprate una cuerda regulable, para poder alargarla o acortarla en función de tu altura.
  • “Para saber el largo adecuado lo único que tienes que hacer es doblarla a la mitad, pisarla en el medio con uno de tus pies y medir los extremos con la cuerda estirada hasta aproximadamente las axilas” explica Nerea Rodríguez.
  • Atención a los codos: siempre flexionados en un ángulo de 90 grados y cerca del costado.
  • Mueve la cuerda desde las muñecas, no desde los hombros, para no sobrecargarlos.
  • Al saltar, aterriza sobre la punta de los pies, siempre con las rodillas ligeramente flexionadas para evitar daños.
  • No te flipes. De nada sirve intentar saltar muy alto. Solo te cansarás más pronto y aumentarás el impacto sobre las articulaciones al caer.
  • Lo mejor es dar un salto suave, que suponga apenas despegar los pies del suelo para que la cuerda pase por debajo.
  • Un plus: para mantener bien la postura, activa el core ya que según te vas cansando, tiendes a echarte hacia delante. Para evitarlo, mantén la espalda bien erguida y la vista al frente.

Ahora que ya sabes cómo saltar a la comba correctamente, cómprate una cuerda chula en la selección de cuerdas para saltar a la comba que hemos preparado para ti:

A buen precio

REEBOK Cuerda de saltar (3,98€) De polímero de alta duración, con mangos estrechos y ligeros, 3 metros de largo. Ideal para cualquier nivel.

Para velocidad

ADIDAS Cuerda de velocidad (5,99€) Con rodamientos Integrados para mayor velocidad, tres metros de largo y mango de foam.

Con contador

BALALA Cuerda con contador (9,99€) En tono rosa, de 2,8 metros, mango antideslizante y contador de saltos.

Muy pro

EVERLAST Comba de piel (21,17€) Con empuñaduras sin peso de madera contorneada y pulida en los agarres. Mide 2,75 metros.