Consejos y ejercicios para aligerar las piernas • Guapísimas

Permanecer mucho tiempo sentada, llevar un calzado o ropa inadecuada y, muy importante, lo que comemos y bebemos (o no bebemos) son los principales culpables de unas piernas pesadas.

“El calor, las sandalias con plataforma rígida, las bailarinas excesivamente planas, largas jornadas de pie (por trabajo u ocio), caminatas de verano… Son muchos los factores que hacen que las piernas se tornen pesadas, cansadas e hinchadas”, nos explican desde Community Training (CT), donde saben lo importante que es moverse para evitar este incómodo problema. Hablaremos después de ello.

Calor, ropa, sedentarismo, ¡sal!

Con las altas temperaturas, el problema de piernas pesadas se agrava, llegando a ser muy incómodo, incluso pudiendo producir dolor.

Favorecer la no-acumulación de líquidos y animar la circulación de retorno es básico para aliviar la sensación de piernas cansadas.

Hay cremas especiales para piernas pesadas que producen una sensación de frescor que te deja como nueva. La mayoría se pueden aplicar encima de las medias de compresión, otro de los mejores inventos que hay para favorecer la circulación de retorno desde los tobillos.

Mueve las piernas

Para ello, nada mejor que moverse. De hecho, la mayoría de los problemas de piernas pesadas ocurren a mujeres que tienen que permanecer –por trabajo- mucho tiempo sentadas o de pie.

Aunque no es la panacea, no viene mal utilizar un reposa pies cuando estés trabajando frente al ordenador. Los venden en tiendas especializadas en mobiliario de oficina y, además de ayudarte a tener las piernas un poco flexionadas y elevadas, te permite mover un poco los tobillos, gracias a su sistema basculante.

Los deportes suaves como caminar, jugar al golf o pedalear en bicicleta o en el agua son óptimos para mejorar la sensación de pesadez. Aprovecha tu tiempo libre para practicarlos.

Batidos mágicos

Hazte cada mañana un batido de fruta y verdura, tratando de incluir una buena cantidad de lechuga, apio, espinacas o pepino.

Otros consejos que puedes aplicar en la cocina:

  1. En las comidas y cenas, abusa de alcachofas, calabacines, espárragos y puerros…
  2. Todas ellas tienen propiedades diuréticas que favorecen la eliminación de líquidos retenidos.
  3. Al cocinar, ¡cuidado con la sal, pues favorece la retención! Si quieres aportar mucho sabor a la comida, aderézala con especias.
  4. No olvides beber alrededor de dos litros de agua diarios (incluye tisanas, sopas, etc).
  5. Las tisanas de ortiga, hojas de abedul y cola de caballo son las que más favorecen la diuresis.
  6. Ejercicios para descansar las piernas

Ejercicios fáciles para piernas cansadas

Desde Community Training (CT) proponen cinco ejercicios muy sencillos para hacer en casa y recuperar la ligereza perdida. Encuentra cuál te conviene:

  • 1. Después de una jornada de tacones o sandalias altas: Coloca una pelota de tenis bajo la planta y muévela en círculos, terminando con estiramientos de gemelo contra la pared para un retorno venoso relajante.
  • 2. Si el trabajo te obliga a pasar mucho tiempo sentado: Levántate y estírate por completo, elevando los brazos en la línea de la cabeza, al mismo tiempo que coges aire profundo. Desde ahí, flexiona tu cadera para tratar de tocar con los dedos de las manos las puntas de los pies, expulsando todo el aire.
  • 3. Cuando has pasado horas de pie: Recoge unas cuantas veces con los dedos de los pies un trapo colocado en el suelo.
  • 4. Para ayudar a drenar líquidos acumulados: En la piscina o a la orilla del mar, realiza cambios de ritmo de intervalos de 1×1, 2×2 o 3×3 minutos, nadando y andando sobre la arena o sobre el suelo de la piscina en la zona donde no cubra.
  • 5. Cada día, antes de dormir: Túmbate boca arriba en la cama y elevas las piernas estirándolas contra la pared.