Recita con nosotros la oda al garbanzo • Guapísimas

¿Estás escuchando música? Pues apágala y lee en voz alta: “Sin tanta carne y tanto pescaaaado… puedes ser feliz, puedes ser feliz, comiendo garbaaaanzos”.

 

¿Ya?

Esto que acabas de leer (y, confiesa, estás ya tarareando), cuya melodía estoy segura que no se irá de tu cabeza en las próximas veinticuatro horas, perfectamente podría pasar por un estribillo de Boticaria García.

Porque lo es. A veces, cuando no está seleccionando zorromostros, vigilando la raya de Atocha o disfrazada de piojo en “Zapeando”, atiende la llamada desesperada de la prensa. Y escribe versos. Ella misma, de su puño y letra, escribió lo del garbanzo by Maluma para Guapísimas, saliendo al rescate de esta, su redactora de belleza y salud favorita, que ya no sabe cómo atraer a las gentes hacia las virtudes de la proteína vegetal.

El garbanzo, fantástica proteína vegetal

Hace tiempo publicamos que lo mejor de la proteína de origen vegetal se encuentra básicamente (pero no sólo) en las legumbres y particularmente en –entre otros- el humilde garbanzo.

Hoy desde aquí queremos rendir un merecido homenaje a este ingrediente tan mediterráneo que nos acompaña desde las sopas de cocido del colegio y hoy muta en las más deliciosas recetas a todo lo ancho y largo de Instagram.

Falafel, hummus, harinas para repostería… El garbanzo acapara mucha atención del actual universo foodie y, por ello, después de enumerar sus cualidades y el porqué de tenerlo varias veces a la semana en el menú, os queremos hacer un regalo (además del fabuloso ripio de la Boticaria, de incalculable valor).

El regalo es una receta de Carolina Ferrer, @carolina_ferrer_ en Instagram, que tiene uno de los perfiles dedicados a cocina más maravillosos de Instagram. Cuando llegas al mundo de Caro, no hay vuelta atrás. Y no solo porque es una artista y una mujer con un mágico mundo interior, sino porque en cuestión de fogones, hace fácil lo difícil y precioso lo cotidiano.

Siete virtudes del garbanzo:

  1. Es una proteína completa, como la ternera, el pescado o la clara de huevo, por poner solo algunos ejemplos. Llamamos así a la proteína que tiene todos los aminoácidos esenciales en su composición en cantidades suficientes, es decir, que tiene el aminograma completo (lo leerás así expresado también).
  2. Es rico en hidratos de carbono, lo que ayuda a crear energía
  3. Es una magnífica fuente de fibra, necesaria para un sistema digestivo saludable
  4. Tiene bajo índice glucémico, lo que resulta interesante para diabéticos y personas que están en dieta de adelgazamiento
  5. Es barato
  6. Es bajo en grasa. En general, las legumbres apenas contienen grasa. Y la que tienen, es buena. Los garbanzos presentan un 5%, tres cuartas partes de la cual son ácidos grasos mono y poliinsaturados (ácido oleico, li-noleico y a-linolénico)
  7. Es rico en hierro, aunque tiene menos que las lentejas. Aún así, tiene 6,7 mg por cada 100 gramos. Eso sí, es hierro no hemo, cuya baja biodisponibilidad puede mejorarse consumiéndolos junto con otros ricos en vitamina C (ensalada con pimiento rojo crudo de primero y/o una naranja, un kiwi o unas fresas de postre)

Ahora, la receta de Carolina Ferrer

(@carolina_ferrer_)

Se trata de una deliciosa opción templada de tomar legumbres, cuando todavía hace calor y no apetecen en sopa. Además, se acompaña de melocotón, que terminado el verano sigue siendo fruta de temporada.

FOTO: Carolina Ferrer

Ensalada de tomate y melocotón con garbanzos especiados, by La Cocina de Carolina

“Los garbanzos crujientes se pueden utilizar para una infinidad de platos, desde ensaladas, solos como aperitivo, para guisos, pastas…”, explica Carolina Ferrer, que puntualiza: “Mi propuesta hoy es incluirlos en una ensalada, mezclados con melocotón de viña, tomate, cebolla y lima”. ¡Vamos allá!

INGREDIENTES:

-Un puñado de garbanzos crujientes epeciados (receta más abajo)

-1 cebolla tierna picada

-2 tomates de ensalada bien rojos

-2 melocotones de viña (que no estén demasiado maduros para que no se rompan)

-Un trozo de queso feta

-Unas ramitas de menta o cilantro (o la hierba que más os guste) picados

-El zumo y ralladura de una lima

-Sal y pimienta

PASO A PASO:

  1. Pela los melocotones y córtalos en gajos
  2. Lava los tomates y córtalos en dados
  3. Añade el queso feta desmenuzado
  4. Agrega los garbanzos y mézclalos con la cebolla, las hierbas, el zumo y la ralladura de lima, sal y pimienta.
  5. Si quieres prepararla con antelación, puedes dejarla hecha (sin los garbanzos, que añadirás en el momento de servir) en la nevera durante unos 4-5 días.

FOTO: Carolina Ferrer

Receta de garbanzos especiados crujientes

INGREDIENTES:

-450 gramos de garbanzos cocidos y escurridos

-1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

-1 cucharadita de comino molido

-1 cucharadita de cúrcuma en polvo

-½ cucharadita de pimienta de cayena

-½ cucharadita de sal

-Pimienta negra recién molida

-Ralladura y zumo de media lima

PASO A PASO

  1. Precalienta el horno a a 200ºC.
  2. Escurre y seca los garbanzos. Puedes retirar la piel de los garbanzos si sale fácilmente. Cuanto más secos estén los garbanzos, más crujientes  quedarán.
  3. En un bol, mezcla el aceite de oliva, comino, cúrcuma, cayena, sal y pimienta y agrega los garbanzos. Mezcla bien para que se impregnen de las especias.
  4. Esparce los garbanzos sobre una bandeja de horno forrada con papel parafinado. Hornea durante unos 15-20 minutos. Mezcla bien con la ayuda de una cuchara de madera y hornea durante 15-20 minutos más o hasta que estén tostados.
  5. Deja enfriar 5-10 minutos y guárdalos en tarros herméticos en la nevera. Aguantan cinco días.

FOTO: Carolina Ferrer