¿Merece la pena comprarse un succionador? • Guapísimas

Las mujeres con piel grasa (o mixta con tendencia a grasa) suelen vivir con una obsesión de belleza: cerrar los poros. Esta pretensión les lleva a comprar todo tipo de productos y artilugios.

Partiendo de la base que los poros no son cremalleras y, por tanto, no se pueden abrir y cerrar, conviene saber qué hacer para mantener la piel bonita, si es que la presencia evidente de los poros de tu piel te hace pensar que no lo es.

El problema de los poros dilatados

El tipo de piel del que hablaba, que segrega un exceso de grasa (en todo el rostro o en la zona T), suele tener los poros dilatados y acumular en ellos impurezas, generando puntos negros y espinillas.

Para paliar este problema, muchas mujeres –y cantidad de hombres- recurren a los ya famosos succionadores de poros.

¿Qué es un succionador de poros o de puntos negros? “Pues es básicamente un aspirador de porquería de la piel”, explica en su cuenta de Instagram la doctora Ana Molina, dermatóloga de la Fundación Jiménez Díaz, que añade: “Cuenta con fans incondicionales, pero también ha terminado en la basura de mucha gente”.

 

Las desventajas de un succionador de poros o puntos negros

Estos cacharros, que se venden por cientos en Amazon u otras plataformas de compras, no siempre son una buena idea para limpiar (que no cerrar) los poros.

“Hay estrategias mucho mejores para tener la piel limpia y que el poro se vea menos, como una buena rutina cosmética con limpiadores diarios y productos ricos en hidroxiácidos como el ácido salicílico o el glicólico, que realizan una exfoliación progresiva, menos agresiva y más controlada de la piel”.

Lo interesante para mantener los poros disimulados (aquel o aquella que los perciba excesivamente dilatados) es que estén lo más limpios posible.

Para ello, mejor que entrar a aspirar con uno de estos cacharros, es pasar a diario un poco de loción con hidroxiácidos después de una buena doble limpieza. Eso sí, usando un algodón reutilizable, para hacer de tu rutina de belleza un acto un poco más sostenible.

Estas lociones exfolian con eficacia y suavidad las células muertas de la superficie de la piel sin permitir que la suciedad quede atrapada en el poro, aumentando su tamaño y, por tanto, su aspecto visible.

Porque volviendo a los succionadores… en general, todo lo que sea ir a saco con la piel no es bueno. Los expertos no defienden su uso doméstico porque deben estar siempre en manos profesionales. Pueden provocar pequeños hematomas, romper capilares y generar irritación.

Ahora que ya sabes que hay alternativas al succionador de poros, toma nota de ellas y úsalas cada día. Cómprate un tónico con ácidos para disimular los poros y conseguir una piel bonita:

 

Opción 1

NIP+FAB Teen Skin Fix Salicylic Acid Tonic (13,45€) Enriquecida con ácido salicílico, consigue liberar los poros y los puntos negros sin agredir la piel.

Opción 2

THE ORDINARY Glycolic Acid 7% Toning Solution (8,70€). Además del glicólico, lleva agua de rosas, ginseng y aloe vera que alivian la sensibilidad que provoca la exfoliación.

Opción 3

PIXI Glow Tonic (23,55€) Tónico iluminador con ácido glicólico que acelera la renovación celular e ingredientes que equilibran, calman y alivian.

Opción 4

MARIO BADESCU Tónico de ácido glicólico (20,55€) Afina los poros y reduce la apariencia de las arrugas y la tez irregular.

Opción 5

NEUTRÓGENA Blackhead Eliminating Tónico Limpiador (10,99€). Con ácido salicílico purificante que limpia la piel disminuyendo así los puntos negros del rostro y reduciendo su posible aparición futura.

Opción 6

VICHY Normaderm Loción astringente purificante (10,99€) Para personas con pieles con poros obstruidos y dilatados, relieve irregular, brillo localizado y enrojecimiento.