Así ha perdido diez kilos (esta vez, de verdad) Tania Llasera • Guapísimas

Hace unos días, uno de los personajes que mejor defiende el movimiento body positive en redes sociales, la presentadora de televisión, Tania Llasera, contó a toda su comunidad lo bien que se sentía desde que hacía ayuno intermitente.

Consecuencia de ese ayuno, de un aumento del ejercicio en casa y de una forma de descansar más eficaz, Tania explicaba que había perdido diez kilos.

Como todavía existe un poco de desconocimiento a este respecto, conviene aclarar que existen diferentes tipos de ayuno intermitente (algunos en los que pasas días enteros sin comer, por ejemplo) y al que se refiere Llasera es aquel conocido como “Time restricted feeding” o ayuno de tiempo restringido.

Así lo define Elena Pérez, bioquímica especialista en alimentación y nutrición aplicada, directora de Futurlife21:

Consiste en pasar de 12 a 21 horas al día sin comer nada. Cada uno decide cuantas horas. Por ejemplo, puedes cenar a las ocho de un día y no comer nada hasta el día siguiente a la hora de comer. En ese caso, habrían pasado unas diecisiete horas sin comer nada”.

Ella misma advierte que se han llevado a cabo estudios en ratones y humanos (aunque con poblaciones pequeñas) y, por ello, no tienen conclusiones muy definidas de su impacto a la larga en la salud. Lo que sí se sabe es que no es dañino para la salud física o mental, en términos de estado de ánimo, en personas sanas con peso normal, sobrepeso o personas obesas.

Es importante destacar que no se ha demostrado que el ayuno intermitente haga que se pierda más peso que con otros regímenes de restricción calórica. Así lo defiende Pérez.

Para quién no es el ayuno intermitente

Desde la comunidad médica se insiste en que no es un sistema de alimentación recomendable a personas de bajo peso, ni que hayan padecido algún trastorno de la conducta alimentaria (anorexia, bulimia o trastorno por atracón).

También es una cuestión de costumbres. Hay personas a las que no le importa estar muchas horas sin comer, no lo necesitan. Lo más importante de todo es que detectes si es para ti. Es decir, si después de diecisiete horas sin comer nada, quieres comerte un buey, esto no es para ti.

Recuerda que este ayuno se hace para mejorar la salud y atiborrarte a comer nunca va a ser saludable. Mucho menos si, pasadas esas horas, se despierta el deseo por alimentos muy dulces, muy salados o energéticamente muy pesados. Mucho menos si el cuerpo no puede más y te lanza a la comida basura.

Si esto te ocurre, no es para ti, claramente.

Algo que no le ha pasado a Tania Llasera, como decía al principio. Ella siempre ha defendido su forma de vida y su aspecto, transformado hace años tras dejar de fumar y ganar unos kilos.

Positiva, con buena autoestima, cocinera de pro y aficionada a entrenar, no ha querido nunca forzarse a encajar en unos cánones absurdos que no aceptan a mujeres fuera de las tallas más pequeñas.

Ahora bien, algo pasó cuando nos confinaron que hizo clic en Tania y le impulsó a hacer un cambio. Producto de ese cambio ha sido una notable pérdida de peso que ella achaca al ayuno intermitente. Pero no solo a eso.

Así lo cuenta ella misma en Instagram.

La motivación

“Os cuento cómo y por qué he perdido peso en pleno confinamiento. Mi objetivo es siempre el bienestar, es decir, estar bien: equilibrar cuerpo y mente, alinearme con mi salud.

Entré en la cuarentena, que se convirtió en confinamiento, con kilos de más. Venían del verano pasado y con un extra navideño. Siempre me veo bien, pero estaba algo incomoda ya y no me cabía casi nada de mi armario.

Llevaba años informándome y coqueteando con el ayuno intermitente y, con el encierro por COVID-19, la primera semana me agobié tanto que perdí un par de kilos que me sirvieron de rampa de salida para tomarme en serio el ayuno intermitente”.

Y, antes de dar paso a los habituales haters y gente que juzga todo lo que hace Tania, advierte: “Informaos primero”.

Trazando el plan

Ella lo narra así: “Pensé: Ya que me encierro en casa y cocino yo, controlo mejor lo que ingiero y cuándo lo ingiero. También ayuda que no hay cenas ni fiestas, lo cual ayuda a evitar tentaciones…

Así que me puse a ello.

Básicamente, en mi caso, no me suele gustar desayunar (al menos, antes de dejar de fumar), así que aprovecho las horas de sueño y las sumo a mi no-desayuno (solo un café o dos) y bebo mucha agua.

El ayuno elegido por Tania fue el “Time restricted feeding” o ayuno de tiempo restringido. En la práctica: “Intento ayunar 16 horas cada día y me va genial. Mi ventana de comidas es de 14h a 20h más o menos. Y almuerzo, meriendo y ceno pronto con los niños.

Las consecuencias de ayunar

Los beneficios que ha encontrado la presentadora son:

  1. Me sienta genial tener el cuerpo vacío
  2. Entreno tres días a la semana en ayunas y estoy llena de energía
  3. Muchas veces ya como casi sin hambre. Es impresionante como el cuerpo tira de las reservas disponibles.
  4. Después 70 días de ayuno intermitente, puedo decir que me sienta bien: estoy llena de ideas, de energía, me siento ligera y estoy feliz de estar cómoda en mi piel.

“Yo he perdido 10 kilos. No me gusta medirme pero tenía curiosidad”, explica.

Acudir a un dietista nutricionista

A pesar del éxito cosechado por Tania en términos de bienestar, desde Guapísimas siempre queremos dejar claro: Ojo con ver en Instagram testimonios y seguirlos ciegamente.

Cada organismo es un mundo y, sobre todo, cada persona tiene su particular relación con la comida. Tania insiste al final: “Os recomiendo que os informéis y, si os va bien, lo intentéis. No soy médico, ni especialista pero el ayuno intermitente, escuchar mantras por la noche antes de dormir y hacer ejercicio me han ayudado TANTO en este confinamiento… Que no tengo palabras”.

Y termina su explicación con un consejo personal. “Sed responsables de vuestra salud y tened cuidado, por favor. Me da cosa que parezca que recomiendo no comer. Yo sí que como, y mucho. Solo que ya no a todas horas. La salud debe ser siempre lo primero, mental y física; por ese orden. Os quiero, suerte y salud herman@s”.