¿Por qué se me electriza tanto el pelo? • Guapísimas

La piel se seca, sí. El pelo, también. Hablemos del invierno y sus efectos secundarios en cuestiones de belleza. Porque, no sé a ti, pero a mi últimamente se me electriza mucho el pelo.

Llevar bufandas de lana, gorros de forro polar y anoraks de nylon o que la calefacción esté echando bombas tampoco es que ayude mucho.

Hemos consultado al Oráculo de la Belleza por qué ocurre este tostón del pelo electrizado y cuáles pueden ser las soluciones más efectivas y más a mano con lo que ya tenemos en casa. Sus respuestas son menos previsibles de lo esperado.

Además, al final de este post proponemos algunas compras que puedes hacer –aprovechando la llegada de las rebajas- si este es un problema recurrente en tu melena.

¿Por qué se electriza el pelo?

La sensación de pelos que vuelan se crea cuando dos objetos se frotan entre sí y los electrones de un objeto se transfieren al otro. El objeto que los pierde se queda con carga positiva, mientras que el que los gana coge carga negativa. Este intercambio provoca que una especie de carga eléctrica se acumule en el cabello. Si hay humedad en el aire, la carga normalmente puede desaparecer. Pero si el ambiente está seco, la cosa cambia.

En invierno, con la calefacción a tope, el ambiente suele perder muchísima humedad. Si, además, a tu pelo le falta hidratación el problema está asegurado. Porque no hace falta que las dos superficies que se froten sean tu pelo y un gorro de lana. Pueden ser las hebras de tu melena entre si.

Y, si hablamos de superficies que pueden crear electricidad con la fricción, no olvidemos estas tres: la toalla, la almohada y el peine o cepillo de según qué material. Hablaremos de esto más tarde. Terminemos primero con la explicación de la carga eléctrica que se forma en el pelo.

Decíamos que en invierno este problema se agrava porque el aire está más seco (en los interiores), así que conseguir una mayor humedad ambiental es prioridad. Humidificador y agua cerca de los radiadores son de gran ayuda. Pero también se puede retener la hidratación del propio pelo, ahora te contamos cómo.

10 formas de evitar el pelo electrizado

  1. Al lavarlo, no pongas el agua demasiado caliente. Tampoco al aclarar. Sellar la cutícula correctamente es clave para evitar el frizz y la electricidad estática. Y el agua caliente la abre.
  2. El acondicionador es básico porque también ayuda a cerrar la cutícula.
  3. Intenta que los largos de la melena estén lo menos secos posible. No hace falta usar champú y acondicionador hidratantes si no te gusta cómo te dejan el pelo, pero sí aportar cierto “peso” antes de secar y peinar. Acondicionador sin aclarado y/o aceite capilar son los mejores aliados porque crean una barrera de humedad que impide que la electricidad se quede sin circular. Hay quien prefiere usar el aceite en húmedo, antes de secar y quien prefiere ponerlo al final del brushing. Ambas formas funcionan bien ante el mismo problema.
  4. La forma de secar también importa. Para empezar, nada de frotar con la toalla. Ese gesto tan cotidiano no hace más que abrir la cutícula de la fibra capilar, uno de los causantes de la electricidad estática y el encrespamiento.
  5. Si quieres aportar un punto de tecnología a la estrategia, asegúrate de que tu secador es de última generación, de los llamados “iónicos” porque te ayudan a paliar ese desequilibrio de cargas que causa la electricidad estática (emiten iones negativos).
  6. Quizá no te apetezca este truco, pero una de las formas de no sufrir con la electricidad estática es sencilla: recógete el pelo. Moño, trenza… ¡Es lo que hay!
  7. Con qué te peinas también influye mucho. Peines o cepillos de plástico, ¡fuera! Los cepillos de púas de plástico puedes usarlos en la ducha para repartir la mascarilla y desenredar antes de aclarar. Pero nunca en seco. De hecho, el simple gesto de cepillar mucho el pelo puede empeorar el estado de la electricidad estática.
  8. Un poco de laca en cualquier momento del día también sella la humedad y ayuda a paliar la electricidad estática que se forma. Eso sí, el pelo te durará menos tiempo limpio.
  9. Lo más top: duerme con una funda de almohada de seda o con uno de los gorros de seda más cool de Internet.
  10. El día que no te laves el pelo, pon un poquito de crema de peinado en las puntas. Un poquito es, más o menos, el tamaño de una moneda de un céntimo. Frótalo entre las manos y aplícalo repartiéndolo con un peine que no sea de plástico. Si te parece muy engorroso, unas vaporizaciones de acondicionador sin aclarado en spray y listo.

Ahora que ya sabes cómo se arregla este problema del pelo electrizado, busca si te hace falta alguna cosa en esta selección que hemos preparado para ti:

 

Secador con tecnología de iones

PARLUX 385 Powerlight Ionic & Ceramic (95€). Secador de peso ligero y ultra silencioso, ayuda a cuidar el cabello y mantenerlo libre de electricidad estática, gracias a su novedoso dispositivo Ionic & Ceramic.

Spray específico anti-electricidad estática

REDKEN Frizz Dismiss Anti-Static Oil Mist (19€) Sérum-aceite que Evita la electricidad estática. Además, aporta brillo y deja el pelo manejable. Se puede usar en seco y en húmedo.

Duerme sobre seda

SLIP Slipsilk (75€) Funda de almohada rectangular (51 x 76 cm). De seda de mora de la más alta calidad (6A) de 22 momme de grosor.

Peine especial

TERMIX Peine 802 (11,19€) Realizado con partículas de titanio, es flexible y muy resistente a altas temperaturas. Su diseño lo hace ideal para desenredar y repartir producto.

Crema de peinado

MOROCCANOIL Crema Hidratante para Peinar (25,49€) Acondiciona, hidrata y controla el encrespamiento para favorecer un peinado uniforme y controlado. Ayuda al secador a secar sin estropear el cabello.

Acondicionador sin aclarado

OBLEPIKHA SIBERICA Professional Conditioning Spray (9,95€) Aporta suavidad, nutrición e hidratación gracias a los aceites de oblepikha de altái, de argán de Marruecos y el aceite de semillas de lino blanco siberiano.